martes, 22 de marzo de 2016

Viajar en coche con mascotas


Con las vacaciones de Pascua llegan los viajes en coche. Por descontado, nosotros os recomendamos siempre viajar con vuestras mascotas, cuando os sea posible por el destino escogido. Sin embargo, hay que tener en cuenta ciertas precauciones para garantizar la seguridad tanto de nuestros pequeños compañeros como también del resto de ocupantes. En este artículo te proponemos algunas sugerencias a tener en cuenta.

Ayuno
Uno de los consejos que más nos ha llamado la atención, lo hemos visto en SrPerro.com. Según estos profesionales es recomendable no dar de comer ni de beber a los animales en las 3 horas anteriores al viaje. El motivo es que de esta forma nos aseguramos de tener más posibilidades de que no vomite en el coche, una experiencia desagradable tanto para el animal como para el resto de ocupantes.

Consultando también sobre este tema la web del Hospital Veterinario Cruz Cubierta de Valencia, vemos que el mismo consejo se aplica pero con una duración de 8 horas de ayuno. Probablemente también tendrá que ver con los propios hábitos de cada animal, así como respecto al tamaño del perro en cuestión.

Bien sujetos
En el caso de transportar perros, están disponibles cinturones de seguridad específicos para arnés de perro, perfecto para los de tamaño medio o pequeño. Les mantiene mucho más sujetos que si van entre nuestros brazos y les dan una seguridad extra. Eso sí, hay que dejarles un espacio sólo para ellos, por algo son uno más de la familia.

Por lo que respecta a los gatos, la mejor opción es el transportín. En la Clínica Veterinaria de Puerto de Sagunto Especies Veterinarios vemos que aconsejan un transportín de plástico duro y no deformable, que se abra por delante de forma sencilla para un humano, pero imposible para un gato. Además, desaconsejan transportines de tela porque los pueden desgarrar y son menos resistentes, así como otras soluciones como bolsos o formas extrañas.

Familiarizarse con el coche
Si tienes ocasión, anima a tu mascota a acompañarte siempre que sea posible en el coche. No le hagas vincular la experiencia con visitas únicamente al veterinario o con viajes demasiado largos.

Si consideran el coche parte de la "casa" por decirlo así, no tendrán miedo a subir en él y a ser llevados a otras distancias en su interior. Además, antes de subir al coche, el coche debe estar aireado, si es posible con aire acondicionado, mejor todavía.

0 comentarios:

Publicar un comentario

 
Google+