viernes, 29 de enero de 2016

BMW i8, adiós retrovisores... ¡Hola cámaras!

El nuevo BMW i8 es el primer coche de la casa que se produce sin retrovisores. Los conductores se apoyan en un sistema de cámaras con visibilidad trasera que mejoran la seguridad, gracias a su capacidad para ampliar el campo de visión.

BMW i8 Mirrorless incorpora dos cámaras en unos enganches aerodinámicos donde antes había retrovisores. En el borde superior del parabrisas de detrás se coloca la tercera cámara. Las imágenes se muestran unidas en alta resolución en un monitor suspendido por encima de donde está habitualmente el espejo retrovisor. El resultado es una ausencia de puntos ciegos.

Este monitor de 300 milímetros de ancho y 75 milímetros de alto pese a su tamaño tiene un diseño más atractivo que los retrovisores convencionales. Además cuenta con elementos interactivos para percibir peligro, momento que es señalizado al conductor con señales visuales de alerta.



Otras de las mejoras que aporta este BMW i8 Mirrorless se encuentra en la imposibilidad de sufrir deslumbramientos, gracias a su adaptación a la luz, ayuda a los ocupantes a salir del vehículo sin riesgos y son cámaras aero acústicas, es decir, que reduce el ruido de viento.

Respecto a su resistencia, estas cámaras canalizan la lluvia alrededor de las ventanas laterales, son resistentes a los cortes y roturas, repelen la suciedad y no requiere cuidados especiales para ofrecer imágenes en alta resolución.

Nota de prensa: BMW

0 comentarios:

Publicar un comentario

 
Google+