lunes, 5 de enero de 2015

Más de 800 kilómetros con el Audi A7 Sportback piloted driving concept

Con un recorrido de 885 kilómetros por autopista en el que un grupo de periodistas comprobarán el funcionamiento de la conducción autónoma, Audi demuestra que la era de la conducción pilotada está muy cerca. La prueba de larga distancia con el Audi A7 Sportback piloted driving concept es una muestra sin precedentes de hasta dónde se puede llegar con esta tecnología. El recorrido se inicia en Silicon Valley, California, finalizando en Las Vegas, Nevada, para asistir al CES 2015, uno de los certámenes dedicados a la electrónica de consumo más importantes del mundo.

"Esta prueba desde California a Las Vegas demuestra nuestro papel de liderazgo en la conducción pilotada", afirma Ulrich Hackenberg, responsable de Desarrollo Técnico en Audi. La prueba de conducción pilotada, que se inició el día 4 de enero en Standford, California, se realiza en condiciones de tráfico reales, y representa el esfuerzo conjunto realizado por el Laboratorio de Investigación Electrónica de Volkswagen (ERL) y el Departamento de Investigación y Desarrollo del Grupo Volkswagen.

El Audi A7 Sportback piloted driving concept recorrerá casi 900 kilómetros utilizando la tecnología más avanzada desarrollada por Audi para asistir al conductor, liberándole de algunas funciones cuando se circula a velocidades de hasta 110 km/h. El prototipo, bautizado cariñosamente con el nombre de "Jack" por el equipo de desarrollo, puede realizar de forma autónoma cambios de carril y adelantamientos, además de acelerar y frenar de forma independiente. Antes de iniciar un cambio de carril el vehículo adapta su velocidad a la del resto del tráfico circundante, y si el cálculo de la velocidad y de la distancia se considera seguro, se inicia la maniobra con precisión y de forma oportuna.

El Audi A7 Sportback piloted driving concept utiliza una combinación de diversos sensores, muchos de ellos listos para su paso a la producción en serie. Los sensores del radar de largo alcance del control de crucero adaptativo (ACC) y del Audi side assist se encargan de vigilar la parte delantera y trasera del vehículo. Dos sensores de radar de medio alcance adicionales complementan a los primeros para conseguir una visión de 360 grados. En la parrilla Singleframe y en el faldón del parachoques trasero se montan escáneres láser, que ofrecen información adicional para conseguir un reconocimiento detallado de objetos tanto estáticos como dinámicos durante la conducción pilotada. Estas tecnologías están listas para su producción en serie en un futuro cercano, incluyendo su implementación en el vehículo. Una nueva cámara de video 3D de alta resolución, ya integrada en los sistemas de ayuda a la conducción de nueva generación que estrenará el nuevo Audi Q7, proporciona un amplio ángulo de visión hacia adelante, y cuatro pequeñas cámaras montadas en la parte delantera y trasera permiten ver los alrededores. Para la orientación básica del vehículo se utilizan los datos del sistema de navegación.

El sistema de conducción pilotada avisa al conductor cuando es necesario para que tome el control del vehículo garantizando la seguridad adecuada. Los avisos llegan a través de señales en la pantalla del sistema de información al conductor (FIS), mediante indicaciones LED en la base del parabrisas, una señal del indicador principal del sistema, así como un aviso acústico. Si el conductor hace caso omiso de las señales, el sistema activa las luces de emergencia y detiene el vehículo -en la mayoría de los casos esta maniobra se realiza en el carril derecho de emergencia- para reducir cualquier riesgo al mínimo.

Nota de prensa: Audi

0 comentarios:

Publicar un comentario

 
Google+