miércoles, 17 de diciembre de 2014

Presentación del nuevo Audi Q7

Audi presenta en enero el nuevo Q7 en el Salón del Automóvil de Detroit. Con la segunda generación del SUV del segmento superior, la marca de los cuatro aros establece nuevas referencias en este segmento del mercado. La transmisión, bastidor, construcción ligera, sistemas de ayuda e infotainment impresionan con tecnología innovadora. El nuevo Audi Q7 es hasta 325 kilogramos más ligero que su predecesor y reduce las emisiones de CO2 en hasta 50 gramos por kilómetro. Previsto para poco después del inicio de comercialización, el Audi Q7 e-tron quattro es el primer híbrido enchufable del mundo con motor diésel de seis cilindros y tracción integral quattro.

Ulrich Hackenberg, responsable de Desarrollo Técnico de Audi: "El nuevo Q7 marca el debut de la plataforma modular longitudinal de segunda generación, la matriz tecnológica Audi para modelos con motores montados longitudinalmente. El desarrollo y producción eficientes permiten a Audi la flexibilidad para ofrecer nuevas tecnologías y variantes de impulsión. El nuevo Audi Q7 es una declaración de nuestras capacidades. Al pesar 325 kilogramos menos, establece la referencia en su clase. Resulta en torno a un 26 por ciento más eficiente y está equipado con los más recientes sistemas de ayuda, módulos de infotainment y posibilidades de conectividad."

La carrocería: 71 kilogramos más ligera

El nuevo Audi Q7 es un vehículo imponente, con la mejor relación altura/peso de su clase: 5,05 metros de longitud, batalla de 2,99 metros, 1,97 metros de anchura y 1,74 metros de altura (con suspensión de muelles de acero). Si bien es más corto y estrecho que su predecesor, el habitáculo es más largo y ofrece más habitabilidad vertical. Una experiencia de 20 años en construcción ligera se aplica en el nuevo Audi Q7. Provisto de un motor 3.0 TDI, el nuevo Audi Q7 registra en báscula sólo 1.995 kilogramos, un peso 325 kilogramos menor que en el modelo de la generación anterior, el equivalente a un gran piano de concierto. Con el motor 3.0 TFSI el Q7 es aún más ligero, pesando sólo 1.970 kilos. La técnica de construcción ligera se aplica en todas las áreas, desde el sistema eléctrico a piso del maletero. La clave es la estructura de la carrocería, en la que un nuevo diseño multimaterial reduce el peso en 71 kilogramos. Esto sitúa al Audi Q7 entre los mejores de su segmento.

Elementos de muy alta resistencia producidos en chapa de acero conformada en caliente componen el núcleo de la célula para los ocupantes. El aluminio fundido, extruido o en paneles se utiliza en los extremos delantero o trasero, así como en el techo, sumando el 41 por ciento de la estructura de carrocería. Otros elementos realizados enteramente de aluminio son las puertas -que ahorran 24 kilogramos de peso- las aletas delanteras, el capó motor o el portón trasero. Audi utiliza nuevos métodos de fabricación para la producción y ensamblaje de los componentes. La seguridad pasiva y protección de ocupantes del nuevo Audi Q7 son también del más alto nivel.

Tres anillos de torsión refuerzan el extremo delantero, la zona de los pilares C y el marco del portón, desempeñando un papel destacado en la rigidez estática y dinámica muy mejorada de la carrocería. Los anillos de torsión son el fundamento para la precisión de comportamiento del coche y el confort vibracional de su interior.

Silencio a bordo

El aislamiento acústico premium refuerza la impresión de solidez y elegancia, proporcionando un grado único de confort en cualquier situación. El gran SUV tiene un coeficiente Cx de sólo 0,32. Este valor referencia en el segmento es el resultado de refinadas soluciones técnicas. Los bajos están casi completamente alisados; un pequeño spoiler en la zona del eje trasero reduce el levantamiento. El modelo de máxima eficiencia -el V6 TDI con 218 CV que aparecerá más adelante- dispone de lamas entre la parrilla Singleframe y la zona superior del radiador principal. Las lamas se abren o -para una mejor aerodinámica- se cierran cuando es necesario, buscando la mayor ventaja de penetración aerodinámica y optimización energética.

Rotundo: Diseño exterior

Las proporciones han cambiado respecto al modelo precedente. El gran SUV es ahora 37 milímetros más corto y 15 más estrecho, manteniendo una altura casi igual. Dentro, sin embargo, hay 21 milímetros adicionales entre la primera y segunda fila de asientos, y el espacio vertical ha aumentado 41 y 23 milímetros, respectivamente, sobre los asientos delanteros y traseros.

El diseño del nuevo Q7 es decidido y masculino. Las líneas horizontales que conectan la parte superior de los pasos de rueda constituyen un sutil homenaje a los modelos clásicos quattro de Audi. Los retrovisores exteriores están montados en el borde superior de las puertas. Una franja plateada, con el logo quattro grabado, da continuidad longitudinal a los bajos de las puertas. El portón trasero en su parte inferior desborda la prolongación de los pilares posteriores fuertemente inclinados, un rasgo típico de los Audi Q.

La parrilla Singleframe tiene un marcado relieve y muestra gruesos tabiques horizontales, integrándose orgánicamente en el frontal. Su ancho marco se prolonga hasta los faros, que disponen de tecnología xenón, LED o Matrix LED, dependiendo de la opción elegida por el cliente. Las luces diurnas de los faros LED tienen forma de doble flecha. Los grupos ópticos traseros incluyen intermitentes dinámicos, otra innovación Audi.

0 comentarios:

Publicar un comentario

 
Google+