viernes, 12 de diciembre de 2014

Edición Limitada Peugeot 208 GTi 30th

El Peugeot 208 GTi 30th, la versión que celebra el treinta aniversario del 205 GTi, está desarrollado por Peugeot Sport y ya está a la venta en una tirada limitada a mil unidades, desde 26.780 euros. Hace poco os mostrábamos su anuncio promocional en homenaje al clásico spot "El Bombardero". Hoy os hablamos un poco de esta edición limitada.

Peugeot 208 GTi 30th: pensado para el circuito y el día a día

Además de por su aspecto exterior (como con la pintura bitono, con su altura libre rebajada en 10 mm, sus vías –22 mm más ancha delante y 16 mm detrás– o sus grandes ruedas), la bienvenida motorsport también se da en su interior, con elementos como sus alfombrillas rojas o los baquet delanteros. Estos asientos destacan por su comodidad a la vez que agarran el cuerpo del conductor a la perfección y le envuelven en una dinámica de competición.



Una vez que se da el contacto de este 208 GTi 30th, la mano de Peugeot Sport sigue presente y se hace evidente. La potencia del bloque 1.6 THP se ha elevado hasta los 208 CV y el par máximo hasta los 300 Nm disponibles desde las 1.700 RPM. Además de un guiño a la nomenclatura de este modelo, estos registros radicalizan el 208 GTi 30th: sus recursos aparecen de forma casi instantánea y a deseo del conductor. Por ejemplo, el 0 a 100 lo realiza en 6,5 segundos.

La potencia y el par se transmiten a las ruedas a través de una caja de cambios manual de seis velocidades con una relación específica y de un diferencial de deslizamiento limitado Torsen. El recorrido de los cambios es rápido y preciso, con lo que combina diversión y eficiencia de conducción.

El ESP y el control de tracción se han reprogramado para que resulten menos intrusivos en la conducción para así liberar motricidad y permitir trabajar al Torsen. Su aportación y la de la estabilizadora delantera reducida se notan particularmente en las aceleraciones en curva, que ayuda a mantener trayectorias cerradas, y en las fases de frenada con un aumento de la estabilidad. La palabra clave que define el comportamiento del 208 GTi 30th es aplomo.



Tan importante como estas prestaciones es el sistema de frenado. Y es que los discos delanteros de 323 mm de diámetro y 28 mm de grosor cuentan con pinzas Brembo fijas de cuatro pistones, firmadas por Peugeot Sport. Además de otorgar un carácter radical perceptible en un solo vistazo, permiten que el 208 GTi 30th se detenga con eficacia y le otorga un punto de carácter.

El espíritu del 208 GTi, y en especial de esta edición especial, combina dinamismo y deportividad con racionalidad para el uso en el día a día. El 208 GTi 30th incorpora el sistema Stop & Start y su motor ya cumple con la normativa Euro6. Presenta unas emisiones de CO2 de 125 g/km, lo que supone un dato inédito en el segmento.

Además, la presencia del Peugeot i-Cockpit (formado por el volante compacto, la pantalla táctil o la instrumentación elevada) da lugar a una experiencia de conducción intensificada y a ventajas como una postura más natural y ergonómica, con lo que implica una mejora en el campo de la seguridad.

Grégory Guilvert, piloto probador de Peugeot Sport, encargado de desarrollar los modelos de competición de la Marca como el 208 T16 de Pikes Peak, ha colaborado en esta edición con su saber hacer y lo ha puesto a prueba en circuito con este objetivo.



Las claves del proceso de desarrollo

Sébastien Encinas, responsable de la línea de transformación de Peugeot Sport, explica los secretos del desarrollo del 208 GTi 30th. Una transformación que implica 26 horas de trabajo por unidad y la intervención de 14 profesionales repartidos en cuatro grandes operaciones.

“La primera fase es la de control y recepción. Permite encargarse del vehículo y poner en marcha un dossier del coche que permite seguir individualmente las transformaciones que se hagan en el mismo”.

“La segunda fase está dedicada a la mecánica; se ensancha la parte delantera reemplazando los triángulos inferiores delanteros y las estabilizadoras son más finas, ligeras pero más rígidas. Se modifican las caídas en ambos trenes, con mayor divergencia en el delantero y convergencia en el trasero”.

“Se remplazan los sistemas de frenado de serie de discos por un sistema de mayor rendimiento. El coche se equipa con llantas en negro mate equipadas con neumáticos de alto rendimiento. La mecánica es una parte extremadamente sensible porque va a intervenir sobre ciertos cierres o anclajes de seguridad, que deberán estar listos y ser controlados individualmente”.

“El desmontaje es la etapa anterior a la pintura y permite desmontar ciertos elementos que van a molestar a la hora de aplicar la pintura. Ésta es, de lejos, la parte más compleja e impresionante. Se va a repintar de nuevo el coche. Hay una primera fase en la cual se aplica el negro mate texturizado y después hay una segunda fase que consiste en marcar la franja que divide el color del coche para finalizar aplicando el rojo brillante GTi”.

“La cuarta fase es el montaje de los elementos exteriores, vamos a colocar los pasos de rueda, el difusor trasero, la calandra o el juego de faros antiniebla. Antes de ser entregado a cada cliente cada vehículo se controla individualmente para garantizar un nivel de calidad óptimo. Se realiza un análisis de aspectos exteriores, interiores, un control y una prueba para comprobar el comportamiento del coche”.

0 comentarios:

Publicar un comentario

 
Google+