jueves, 18 de julio de 2013

Gama RS de Audi: Máxima Deportividad

Gama RS de Audi: Máxima Deportividad
Los automóviles desarrollados y producidos por Audi y quattro GmbH son vehículos individualistas con un carácter muy personal. Sólo hay modelos RS en aquellas series donde encajan a la perfección, y las siglas RS son siempre sinónimo de la motorización más potente de una serie y de una extremada dinámica de conducción, combinadas con la máxima utilidad para el uso diario. En la actualidad, la gama RS de Audi es más amplia que nunca, al contar con ocho modelos.

Conducir un modelo RS de Audi implica conducir un deportivo de altas prestaciones y máxima eficacia sin tener que renunciar a la comodidad y la versatilidad para el día a día. Las siglas que identifican a los modelos más dinámicos de la marca de los cuatro aros son sinónimo de dinamismo, alta tecnología, máxima potencia, carácter exclusivo, individualidad y, por encima de todo, deportividad, pero sin dejar de lado las cualidades necesarias para una utilización plena a diario.

Toda la gama de modelos RS -así como los Audi R8- son fruto de una estrecha colaboración con quattro GmbH, filial de Audi AG, encargada del desarrollo y la producción de estos modelos. A los RS 4 Avant, el RS 5 en versión Coupé y Cabrio y el TT RS en versión Coupé y Roadster, en 2013 se han añadido tres nuevos modelos a esta serie, el RS 6 Avant, el RS Q3 y el RS 7 Sportback, con lo que la gama RS es la mayor de toda su historia.

Las tecnologías más destacadas de los modelos RS

Junto a quattro GmbH, la marca de los cuatro aros realiza un trabajo pionero para la construcción ligera al trabajar con piezas de material plástico reforzado con fibra de carbono, y tecnologías como el diferencial central de corona en el sistema de tracción quattro y los discos de freno en diseño wave hicieron su debut en
modelos RS.

Todos los modelos RS de quattro GmbH equipan de serie tracción integral quattro. Los modelos con motor montado longitudinalmente incorporan un diferencial central de corona de funcionamiento exclusivamente mecánico que debe su nombre al dentado especial de las ruedas que hay en su interior.

En la configuración estándar, el diferencial de corona distribuye las fuerzas del motor entre el eje delantero y trasero en una relación de 40:60. En caso necesario es capaz de desviar hasta el 85% de la fuerza hacia el tren trasero y hasta el 70% hacia el delantero. El software de gestión del par individual para cada rueda complementa el trabajo del diferencial central de corona al trazar curvas a gran velocidad, para lo que interviene mínimamente en los frenos de las ruedas situadas en el interior de la curva. Si el cliente lo
desea, el diferencial central se puede combinar con el diferencial deportivo, que distribuye las fuerzas de forma activa entre las ruedas traseras.

El Audi RS Q3, el Audi TT RS y el TT RS Roadster, con el motor montado transversalmente, equipan un embrague multidisco hidráulico de regulación electrónica que se encuentra situado en el extremo del árbol cardán con el fin de obtener un mejor reparto de las cargas entre los ejes. En condiciones de marcha normales, el embrague traslada la mayor parte de las fuerzas del motor a las ruedas delanteras. Si estas perdieran tracción, puede desviar las fuerzas de forma continua hacia el tren trasero.

Del RS 4 Avant en adelante -también en los RS 5 Coupé y RS 5 Cabrio, RS 6 Avant y RS 7 Sportback- Audi ofrece el tren de rodaje deportivo plus con Dynamic Ride Control (DRC). Incorpora muelles de acero y amortiguadores regulables en tres etapas que están conectados entre sí a través de conductos de aceite dispuestos en diagonal y de una válvula central. Al trazar curvas a gran velocidad, las válvulas actúan sobre el flujo de aceite del amortiguador contraído de la rueda delantera exterior. De este modo refuerzan el apoyo y reducen la inclinación lateral, con lo que consiguen que el automóvil permanezca más pegado a la calzada.

Muchos modelos RS montan discos de freno autoventilados y perforados en diseño tipo wave; su contorno exterior ondulado reduce el peso en un total de casi 3 kg. Para unir los anillos de fricción de acero con los armazones de aluminio se han utilizado pernos de acero inoxidable, un concepto procedente del mundo de la competición que reduce las tensiones y disipa el calor rápidamente. Las pinzas de freno en el eje delantero integran seis u ocho pistones. A petición del cliente quattro GmbH monta discos de freno cerámicos reforzados con fibra de carbono en las ruedas delanteras o en las cuatro ruedas.

0 comentarios:

Publicar un comentario

 
Google+