lunes, 10 de junio de 2013

Nuevó récord de Range Rover en la subida al Pikes Peak

Range Rover en la subida al Pikes Peak
El nuevo Range Rover Sport estableció un nuevo récord para un SUV de serie durante la subida al Pikes Peak (Pikes Peak International Hill Climb), sede de la espectacular competición anual conocida mundialmente como "La Carrera hacia las Nubes".

El Range Rover Sport afrontó el reto sobre la capa de asfalto de 12,42 millas, recorriendo el trayecto en tan sólo 12 minutos y 35,61 segundos, a una velocidad media de 95.23 km/h sobre la serpenteante carretera que discurre por el borde de la montaña, con vertiginosos precipicios por un lado y duras rocas por el otro. El registro fue marcado de manera independiente y sentenciado por PPIHC (Pikes Peak International Hill Climb), por los organizadores de la competición anual, en la sede de Colorado.

El recorrido de Pikes Peak pasa por 156 curvas a medida que asciende más allá de la línea de árboles y vegetación, ubicado a 2.860 metros sobre el nivel del mar hasta los 4.300 metros. A esa altitud el aire contiene sólo el 58% del oxígeno existente a nivel del mar, lo que disminuye el rendimiento de los motores y limita la actividad física y mental del ser humano.

Range Rover en la subida al Pikes Peak

El nuevo récord fue establecido por un Range Rover Sport dotado con el motor gasolina V8 s/c de 5.0 litros y 510 CV, un vehículo cuya única diferencia con relación a cualquier otra unidad de serie era tan sólo el montaje de la jaula de seguridad y los cinturones de arnés, para satisfacer las exigencias de seguridad requeridas por la reglamentación de competición.

El nuevo Range Rover Sport afrontó el reto de obtener el nuevo récord en manos del piloto Paul Dallenbach, especialista en la mítica prueba americana. Reconocido por sus grandes actuaciones en Pikes Peak, Dallenbach, nacido en Basalt (Colorado) hace 45 años, ha ganado en la categoría de subida en seis ocasiones, venciendo en la clasificación absoluta en nada menos que tres ocasiones.

Dallenbach declaró; “No hay margen de error en Pikes Peak, sólo tienes que anticipar mal una de esas 156 curvas, para caer sobre los árboles o contra montaña. Para enfrentarte a este lugar como yo lo hice, es necesaria una gran confianza en tu vehículo, y el Range Rover Sport me la daba, es el más rápido, con mejor respuesta y el más ágil. Pude colocar exactamente el vehículo donde quería, pudiendo trazar las líneas en las curvas de la forma más óptima a alta velocidad. Es un vehículo muy capaz, y estoy orgulloso de haber formado parte de esta demostración para establecer un nuevo récord en Pikes Peak”

El récord obtenido en la Subida al Pikes Peak, es el primero de una serie de retos mundiales, que afrontará el nuevo Range Rover Sport y que llevarán al modelo a soportar nuevos límites, en varios de los desafíos más duros del planeta.

0 comentarios:

Publicar un comentario

 
Google+